Rubber Soul

Rubber Soul

Editado en diciembre de 1965, en un año que había visto nacer singles tan rompedores como Like a Rolling Stone, de Bob Dylan, y (I Can’t Get No) Satisfaction, de los Rolling Stones, Rubber Soul demostró que los Beatles estaban a la altura. Subieron un escalón en el nivel de sofisticación musical y de profundidad temática sin sacrificar un ápice de su encanto pop.

Su productor, George Martin, describió Rubber Soul como “el disco de presentación ante el mundo de unos nuevos Beatles, más maduros”. Y tenía razón. El desarrollo de la banda se expresó de una serie de formas que convivían en el disco. Drive My Car, por ejemplo, presenta un estudio sobre un personaje cómico de un tipo totalmente inédito en la obra de los Beatles. Muy profunda fue la influencia de Dylan, que inunda el álbum y a la que puede achacarse el ácido tono emocional de Norwegian Wood, I’m Looking Through You, You Won’t See Me y If I Needed Someone. Dylan devolvería el piropo al año siguiente con una versión de Norwegian Wood titulada 4th Time Around.

Rubber Soul - the Beatles 

Tanto Nowhere Man (de la que Lennon dijo que era una especie de autorretrato deprimido) como la evocadora In My Life reflejan un estilo de composición más serio y personal que Dylan había hecho posible repentinamente. En el plano estrictamente musical, el sitar de George Harrison en Norwegian Wood (la primera vez que se utilizó ese instrumento en un tema pop) y el bajo de Paul McCartney en Think for Yourself demuestran que la banda se iba dando cuenta de que el estudio podía ser algo más que una parada obligada entre giras.

En adelante, una fascinación con las posibilidades sonoras de la grabación presidiría las mejores obras del grupo. ¿Los motivos por los que el oído de los Beatles se había afinado tan repentinamente? Bueno, cosas de los tiempos. “En Rubber Soul experimentamos mucho”, dijo Ringo, “impulsados, creo, por las sustancias”.


 


Contador
Páginas Vistas