Nino Bravo

Nino Bravo

Luis Manuel Ferri Llopis, más conocido por su nombre artístico Nino Bravo nació en un pequeño pueblo valenciano, Ayelo de Malferit, pero se trasladó a Valencia a los pocos años. A los 16 años comenzó a trabajar en la joyería valenciana Casa Amat, en la que llegó a ser lapidario.

Durante estos años compaginó el trabajo con su afición al canto, fundando a finales de 1962 el conjunto Los Hispánicos, con sus amigos Félix Sánchez y Salvador Aranda. El trío musical se hizo muy popular en el barrio de Sagunto, donde actuaron en numerosas presentaciones falleras, bailes y verbenas de la época, y llegaron a quedar finalistas en el concurso radiofónico nacional «Fiesta en España». Sin embargo, sus compañeros de grupo decidieron que el mundo de la música no era lo suyo y disolvieron el conjunto.

Nino Bravo

Luis Manuel perdió su trabajo, y dada su amistad con Vicente López, bajista de Los Superson, y aprovechando que estos buscaban sustituto por baja de su cantante Carlos Lardíes en accidente de tráfico, se incorporó al conjunto, del que fue titular ya para siempre. Más adelante salieron del conjunto Josep Bosch, guitarra solista y Saturnino (Nino) Naredo, guitarra rítmica, fundadores del conjunto, y entraron los hermanos José Juesas y Vicente Juesas, guitarra y teclado. Ubicaron su lugar de ensayo en la localidad valenciana de Catarroja en el corral de la casa de uno de sus componentes, el trompeta Juan Enrique Morellá. Este conjunto fue el que le acompañó en todas sus actuaciones hasta el final de su carrera artística. Sin embargo, tuvieron que hacer un paréntesis en sus actuaciones por el servicio militar de Luis Manuel, que cumplió en la Marina de Cartagena. A su regreso se empleó en una oficina, y realizó su presentación como cantante solista en el Festival de la Canción de La Vall d’Uixó en 1968.

La anécdota más recordada de su gira por Sudamérica sucedió en Bogotá (Colombia), donde Nino Bravo fue detenido por culpa de una ley que obligaba a todos los artistas extranjeros a dar un concierto gratis en La Media Torta. El problema era que no sólo se obligaba a Nino a realizar la actuación, sino que debía pagar toda una orquesta, lo que suponía una importante pérdida económica. El asunto quedó zanjado tras pagar la multa impuesta por el gobierno colombiano. Dejando a un lado el incidente, Nino obtuvo un gran éxito en Sudamérica, tanto en sus actuaciones televisivas como en las galas que ofreció.

Realizó sus primeras galas y un recital en el Teatro Principal de Valencia que sólo le reportaron pérdidas. Su primer mánager, que le bautizó con el nombre artístico de Nino Bravo fue Miguel Siurán. Posteriormente, la casa discográfica Fonogram de la mano de su productor artístico Alfredo Garrido García, lo contrató por cuatro años. Su primer sencillo se grabó con canciones de Manuel Alejandro: «Como todos» y «Es el viento». Acudió al festival de la canción de Barcelona con el tema «No debo pensar en ti», donde fue eliminado.

Pero en el verano de 1969, Augusto Algueró le dio «Te quiero, te quiero», canción creada para la película argentina "Kuma Ching" interpretada con letra distinta por Lola Flores y que por distintas causas, aún teniéndola grabada la actriz Carmen Sevilla y el cantante Raphael, no había triunfado en mercado discográfico. Nino consiguió con ella un éxito arrollador, siendo elegida canción del verano. A «Te quiero, te quiero» le siguieron «Noelia», «Perdona», «Mi gran amor», «Esa será mi casa», «Mi querida mamá», «Voy buscando», «Un beso y una flor», «Libre», entre otras.

Nino Bravo

Participó en la selección para el Festival de Eurovisión en dos ocasiones. La primera en 1970 con el tema «Esa será mi casa», que no consiguió llegar a la final, que ganó Julio Iglesias con «Gwendolyne» (como curiosidad, las canciones son cantadas por dos intérpretes, «Ésa será mi casa» es interpretado también por Franciska). La segunda y más recordada fue en el programa de Valerio Lazarov Pasaporte a Dublín, donde quedó en tercera posición. La cantante Karina fue la elegida. Haciendo hincapié en su participación en el programa concurso "Pasaporte A Dublin",entre los testimonios internos del programa mismo, circulaba los rumores de que durante los momentos previos a las galas de presentación y durante,el transcurso de las mismas, Nino portaba visiblemente un particular amuleto (que se puede observar en la mayoría de sus presentaciones y fotografías) que asimilaba la forma de un colmillo adherido a una cadena, el cual, según su propia afirmación «…fue un regalo especial de un amigo mío que realizó una expedición por África,y aunque,no soy supersticioso, si le guardo un gran aprecio…».

En 1970 participó en el V Festival de la Canción de Río de Janeiro, con el tema Elizabeth, representando a España. Fue acompañado por la artista Carmen Sevilla en calidad de jurado español y por el compositor y productor Augusto Algueró como director de orquesta en representación de España, además de la artista española Rosa Morena,que, en calidad de participante, representaba a Andorra. En dicho certamen se alzó con el primer premio el cantante argentino Piero, interpretando Pedro nadie, en representación de Argentina.

El 20 de abril de 1971 contrajo matrimonio en secreto con María Amparo Martínez Gil. Luego viajó a Buenos Aires donde actuó en el canal 9 de esa ciudad, en un programa especial, junto con el cantante de tangos Argentino Ledesma.

El 24 de enero de 1972 nació su primera hija, María Amparo. Poco después editó su tercer álbum, titulado Un beso y una flor, con el que obtuvo gran éxito en España e Hispanoamérica.

En noviembre de 1972 participó en el VII Festival de la Canción de Río de Janeiro, con la canción Mi Tierra como representante español, donde logró empatar en el primer puesto con el estadounidense David Clayton-Thomas. La victoria le fue arrebatada por el presidente del jurado, Joseph Lee Zhito, que, al ser estadounidense, no podría haber votado por su propio país. Semanas después salió a la venta su cuarto álbum, titulado Mi tierra, en el que se incluye uno de sus principales éxitos: «Libre».

Accidente de Nino Bravo

El 15 de marzo de 1973 realizó su última actuación en Valencia, dentro del Parador 73 de las conocidas Fallas valencianas. Allí cantó, por primera y única vez, el Himno de Valencia, ayudado por el público asistente. Los granadinos Jardines de Neptuno acogieron poco después la que sería la última actuación del intérprete valenciano.


 


Contador
Páginas Vistas